Algo más sobre economía y trabajo(IV). Capítulo 6

    0
    441

    ———

    Llegado el tiempo en que ya procede ir ahondando en la cuestión “economía”- gestión, confieso abiertamente que me dan inmensas arcadas-impulsos instintivos de miedo, asco y terror inexplicables.

    ——-

    Solo con pensar en entrar y penetrar en sus múltiples especulaciones, divisiones, estructuras y cuarteles, dan ganas de volverse atrás, porque es como intentar hacer algo que te repele incluso antes de conocerlo.

    ———

    Mi trabajo no tiene porqué tratar de concebir la economía como se hace en la universidad, sino que ha de consistir en ver y contemplar el proceso económico desde la calle, como lo ve cualquier ciudadano de a pie, pero que está al tanto de los resultados del procedimiento económico,(la realidad económica-financiera-bancaria-bolsista-política, etc) en la vida y en la persona.

    ——–

    Miedo inmenso me da comprobar que su constitución y secuencia como disciplina del saber, implica y conlleva, un conglomerado sin fin de frases prosaicas que especifican realidades intangibles e incongruentes que en su mayoría se refieren y tratan multitud de veces, de hechos y labores inconexos e inconfesables.

    ——–

    Si, en verdad realmente inconexos e inconfesables, y ademas, me permito añadir incomprensibles, porque todo mundo puede comprender, que no tienen ni merecen perdón de dios o del diablo, sobre todo si entramos en lo neoliberal, financiero, bancario o bolsista de su procedimiento.

    ———

    En una palabra, la economía teórica o práctica, mirada a efectos reales de quien de buena voluntad, tanto en su línea de estructuración como en la de análisis, se percibe y presenta, solo encarna un inmenso sinfín de elucubraciones, explicaciones y significaciones y significadores, que aunque a veces tengan efectos y resultados positivos o negativos tangibles, otras tantas veces conllevan significados y aspectos a cada cual más abstrusos o estrafalarios, siempre relacionados con el abuso, la usura, la subestimación o su contraria, el engaño, el timo o el robo cometidos contra la realidad y la mesura , siempre en contra de la vida o de la persona.

    ———

    Siguiendo la misma ruta y la misma pauta descriptiva incoada en este capítulo, todo indica que aparte de miedo, asco o terror provocado al comprobar los aspectos de la economía cuando describe formas y condicionamientos deplorables, supone también la apertura de una realidad y un mundo altamente tenebroso e inmundo, como por ejemplo las hipotecas y desahucios, o las jugarretas inversionistas colgando del humo de una “volatilidad” engañosa e imperdonable.

    ———

    Por otro lado, es una pena tener que entrar en la consideración de la economía como motor o estímulo a la vida o al progreso. Ha de llegar el día en que desaparecerá la economía y el dinero, sustituidos por la gestión simple de bienes y riquezas de los pueblos y las naciones.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here